“Hay que luchar contra el mito y la creencia de que los alumnos de AACC son brillantes o genios”

Tal y como anunciamos el pasado día 11 de enero, a lo largo de estos meses iremos publicando entrevistas realizadas a diferentes profesionales y especialistas relacionados con las temáticas que vamos abordando.

Hoy, para finalizar la semana y este mes de enero dedicado a las Altas Capacidades, ofrecemos la entrevista realizada por Eva Rosario Martínez, miembro de nuestro equipo, a Teresa Fernández, directora del Centro C.A.D.I.S., entidad pionera en Andalucía dedicada al diagnóstico, intervención y seguimiento de niños y niñas con altas capacidades intelectuales, superdotados y talentos. Agradecemos enormemente a Teresa el tiempo que nos ha dedicado, su trato amable y cercano, así como toda su generosidad al ofrecernos su experta visión de las Altas Capacidades (AACC) en el panorama educativo actual.

Buenos días Teresa, cuéntanos ¿Cómo aterrizaste en el mundo de las AACC?

Aterricé porque en ese momento yo estaba trabajando en un instituto y una compañera tenía un niño muy chiquitito y muy inteligente. Lo llevó a Barcelona a valorarlo ya que en aquellos tiempos no existía aquí la posibilidad de hacerlo. Cuando volvió pensé “ésto se puede hacer”. A partir de ahí empiezo a formarme y a prepararme en este terreno. Contacto con la asociación de padres y madres de niños de AACC, que acababa de crearse, y a relacionarme con familias y profesionales de este mundo. Ya tenía abierta la consulta y, como lo vi interesante y lo encontré apasionante, comencé a trabajar con ellos.

¿Cúal es tu formación académica y profesional en este terreno?

Hice la licenciatura de Psicología, Logopedia, Estimulación Temprana y empiezo, a partir de ahí, a formarme específicamente con másteres en estimulación y desarrollo cognitivo y a hacer todo lo relacionado con las AACC. A partir de entonces fui vinculando todo lo aprendido en la carrera con la formación sobre las AACC.

¿En qué momento decides crear un centro para ellos?

Ya estaba creada mi consulta, pero en el año 1994/95 decido darle el giro específico en AACC. No abandono lo que ya tenía, sino que empiezo a trabajarlo todo y me dedico a hacer valoraciones junto con otra compañera que estaba también en la asociación. Después de realizar las evaluaciones decíamos “¿y ahora qué?”. En ese momento veíamos la imposibilidad de que se actuara dentro de los colegios. Hasta que decidimos actuar nosotras e intervenir a nivel extracurricular. Empezamos a beber de las fuentes que había sobre programas de actuación de AACC a nivel nacional e internacional, y comenzamos a crear nuestros propios programas.

¿A través de qué vías te llegan los niños AACC?

Muchas veces las familias se acercan por iniciativa propia, porque han buscado en internet, o porque sospechan que sus hij@s puedan tener aacc. Pero también porque alguien les ha hecho alguna referencia sobre lo diferentes o especiales que pueden ser los niños. También por algunos tutores y colegios, cada vez más, sobre todo si ellos ven que el equipo de orientación no tienen las suficientes pruebas para hacer una valoración completa, por lo que derivan para completar esa valoración y para que se le dé algún tipo de actividad específica para trabajar con este alumnado.

Cuándo una familia acude aquí para buscar respuestas, ¿qué le ofrecéis?

Les ofrecemos una valoración de las AACC, para la tranquilidad de sus padres y tener una información más de sus hij@s, para saber cuál es el plan de actuación, ofreciéndoles un punto de encuentro donde se van a sentir rodeados de niños iguales que ellos y realizando un proyecto específico en común para las AACC.

¿Qué falla en el sistema educativo con respecto a las AACC?

Lo principal que falla es la formación y la información sobre el tema. En el momento en que todas las personas que forman el sistema educativo (maestros, profesores, pedagogos, logopedas, etc.) sepan lo que significa ser de AACC intelectuales, este tema se normalizará. Nosotros somos muy de “normalizar”. Tenemos claro ese objetivo. ¿Qué significa normalizar? Darle refuerzo a cada uno en lo que necesita, bien sea de lectura o de escritura, TDAH, dislexia, etc, porque todos tienen necesidades específicas de apoyo educativo y por eso hay que luchar contra el mito y la creencia de que los alumnos de AACC son brillantes o genios, que sacan diez en todo y no necesitan ayuda. Reitero, lo fundamental es la formación e información.

¿Ves un cambio en este aspecto dentro de un futuro próximo?

Yo confío y quiero creer que sí. Cuando empecé, hace ya más de 15 años, era innombrable e impensable lo que tenemos hoy día. Hoy tenemos una legislación, que está definida de una forma muy concreta en la que hay, en teoría, una respuesta para este alumnado, una ley que los apoya y muchos profesores que ya saben algo más de este tema. ¿Que falta muchísimo? Por supuesto, pero es responsabilidad de todos los profesionales que estamos dentro del sistema y fuera de él. Hay que defender la profesionalidad de todos los que nos dedicamos a las AACC y darle la seriedad que le corresponde. Creo que entre todos se puede hacer una labor preciosa. Estamos en el camino, aunque falta mucho.

¿Cómo ves la educación andaluza en este terreno?

Andalucía, respecto a legislación en AACC, la veo “fantástica”; vamos por delante de otras comunidades. Tenemos otros muchos conceptos muy abiertos y flexibles. Estamos más en la línea de trabajar con las teorías actuales de las inteligencias. Valga la redundancia, eso solo es la teoría. Pero (enfatiza) no podemos empezar la casa por el tejado. Y no podemos empezar evaluando niñ@s sin saber cómo actuar con ell@s. Ahí es donde decía antes la importancia de la formación e información, que es por donde tendríamos que haber empezado y, a partir de ahí, ver cómo evaluamos y cómo intervenimos. Falta mucho, mucho, en intervención. Y si generalizamos, lo ideal sería un cambio educativo en todos los ámbitos, así no tendríamos que enfocarnos especialmente en las AACC, ya que dentro de las aulas todos los alumnos se podrían desenvolver cada uno adecuándose a sus capacidades.

¿Ves colaboración en los colegios?

Diría que hay más gente que no colabora que gente que colabora. Es triste, pero es así. Me gusta ser positiva y sé que colaboran más personas que antes. Nosotros lo vemos como un servicio privado externo, igual que la sanidad privada y pública. Pero cada vez más, nos llegan alumnos a final de curso o principio, viendo que esta es otra opción más que se puede ofrecer. Y, además, noto mucho vacío en la evaluación; hay más que antes, pero aún falta mucho.

¿Qué le recomiendas a los padres para que actúen en consecuencia?

Una vez que el niñ@ está evaluad@, el mejor sitio de enriquecimiento es en casa. Aquí le ofrece programas específicos y diseñados para alumnos con AACC. Es una opción más para padres que quieren un enriquecimiento para sus hij@s. Pero también tenemos escuelas de padres para explicar diferentes temáticas que les puede afectar directamente a las familias. Además, ofrecemos formación para padres para dar pautas e ideas. También, desde nuestro centro queremos luchar e informar contra la idea de que las AACC están rodeadas de elitismo. Afortunadamente, el ministerio ofrece becas para el enriquecimiento y estas atenciones las puede afrontar cualquier familia.

Para finalizar, Teresa, hay una frase de Javier Tourón que dice: “El talento que no se cultiva se pierde” ¿Estás de acuerdo?

Yo puedo ser un atleta en potencia fantástica, porque tengo una buena capacidad pulmonar y tengo una buena estructura ósea, pero si yo no entreno, nunca llegaré a ser una buena atleta. Lógicamente, a estos niñ@s si no se les atiende estas capacidades, se inhiben. Tampoco soy de la idea de que hoy eres superdotad@ y mañana no lo eres, pero si puede pasar que tengas potencialmente unas capacidades y no las desarrolles por falta de atención, de interés o por desmotivación. Además, ser superdotad@ conlleva una carga genética muy importante. En la actualidad estamos desarrollando un estudio al respecto.