“Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos”

Ortega y Gasset

Y, de repente, el universo se confabula a favor, todo se alinea y surge la oportunidad…conocimientos, capacitación, experiencia, recursos humanos, económicos, materiales y técnicos y, sobre todo…¡sobre todo!, un grupo de 13 personas dispuestas a conocerse más y a profundizar en su desarrollo personal y profesional.

Así comenzó el pasado 18 de abril en la bien hallada localidad de Montellano (Sevilla), una acción formativa promovida por la Diputación de Sevilla y Prodetur, denominada “Autocoaching para la excelencia personal y profesional”, finalizando con éxito el pasado 11 de mayo.

Veinticuatro horas de formación con herramientas de autocoaching, repartidas en 6 sesiones de trabajo profundo (y, a ratos, intenso) sobre gestión emocional, alineación de valores, análisis de los sistemas de creencias, definición y formulación de objetivos personales y profesionales.

Gracias a todos los que han hecho posible, de una u otra forma, que esta experiencia haya culminado con éxito…

  • A Juanjo López (área de turismo del Ayto. de Montellano) y a Nerea Romero (concejalía de educación, cultura, transparencia y participación del Ayto. de Montellano) por su interés y entusiasmo en los contenidos de esta acción formativa y por su hospitalidad como representantes de su localidad.
  • A Ana Hurtado (Prodetur, Diputación de Sevilla) por el apoyo y las gestiones oportunas para que este tipo de formación llegue a estas localidades y a sus habitantes.
  • A Eva Fuentes y José Luis Domínguez (D&S CAP. Competencias y Aptitudes Profesionales S.L.) por la confianza y la oportunidad ofrecida de ser facilitadora en este tipo de acción formativa.
  • Y, por supuestísimo, a Loli, Silvia, Juanma, Miguel, Ezequiel, Carmen, Gertru, Consuelo, Verónica, Jose, María, Lola y Marta…¡valientes, comprometidos, responsables, implicados, generosos, sensibles, entregados…! Se dice que “cuando el alumno está preparado, aparece el maestro”. En esta ocasión, he tenido la suerte de contemplar a 13 “automaestros” que han aparecido justo cuando cada uno de ellos ha estado preparado. ¡Mil gracias a todos por la experiencia compartida!.

Me despido agradecida, ofreciendo algunas instantáneas de los momentos vividos en el curso, que ya siempre quedarán para el recuerdo. Un abrazo sincero y sentido para todos y…¡hasta la próxima!.