Esta semana comenzamos con muchas ganas de aportar, compartir y estimular una vez más tus pensamientos, de una forma enérgica, sin prisas pero dando pasos hacia una nueva forma de plantearnos el cómo hacemos las cosas y qué nos impulsa a hacerlo.

Por las mañanas nos levantamos y nos ponemos en marcha en funcionamiento automático, casi sin plantearnos qué queremos hacer y para qué. Te invitamos a que, al levantarte cualquier día, pienses un breve instante sobre qué vas a hacer a lo largo del mismo, cuál va a ser tu reto, tu objetivo, eso que vas a conseguir con tu esfuerzo y dedicación. Ese algo será realmente un estimulo para tí y te cargará de energía. La toma de conciencia de este pequeño acto te hará sentirte más libre.

Ser y permanecer estimulados nos hace sentirnos vivos. También es condición natural y necesaria para el aprendizaje, el desarrollo y la evolución.

Desde el punto de vista educativo, la estimulación debería venir dada por la propia naturaleza del crecimiento y maduración del bebé, el/la niño/a o la persona y debería ser ofrecida y recibida a demanda del que la necesita. Padres, docentes y educadores deben aprender a responder a esa demanda en su justa medida, a promoverla y a fomentarla.

En los extremos de la balanza estimulativa están los excesos (sobreestimulación e hiperexcitación) y los defectos o carencias (hipoestimulación) que puede acarrear consecuencias indeseables y disfunciones en el desarrollo cognitivo y sensorial. Una oportuna intervención que valore el grado de estimulación que estamos recibiendo en función de nuestras necesidades, puede marcar la diferencia entre avanzar con naturalidad o desfasadamente.

Para despedirnos, una semana más os estimulamos con nuestras “fichas de autocoaching”. Mucho ánimo, que se presenta ¡muy estimulante! 😉

1123201511242015 11252015