“La clientela, la mejor referencia”

Los testimonios de las personas que han crecido y cambiado con el coaching es el mejor aval
– ¡Educacciónate! Coaching Educativo y Familiar –

A continuación se ofrece el testimonio voluntario y generoso de algunas personas que han pasado por procesos de coaching con ¡educacciónate!. A través de ellos se puede observar el resultado e impacto del mismo en los cambios que han querido realizar. Espero que os resulten ilustrativos para entender la funcionalidad de esta herramienta de desarrollo personal.

Todavía para mí es increíble cómo cambiando algunos hábitos adquiridos puede cambiar todo lo que pasa a nuestro alrededor, empecé las sesiones con Blasy y desde la primera semana empezaron a cambiar cosas en mi vida, la relación con mi hija adolescente, mi vida laboral, mi autoestima…, evidentemente no es magia, es un esfuerzo y una voluntad y disposición al cambio guiada por una estupenda profesional. Gracias ¡educacciónate!. soldevillavictoria@gmail.com
Para mí la experiencia del coaching fue fascinante, porque me hizo crecer, ver las cosas desde otro punto de vista, además de ser yo misma. Yo desconocía totalmente este mundo, inclusive la palabra coaching, pero gracias a una compañera y amiga del trabajo, me hizo ver que existen otras formas de superarte y conseguir lo que quieres, y me habló de las sesiones de coaching. Me facilitó el teléfono de Blasy Ramos (una mujer maravillosa), y contacté con ella, (una de las mejores decisiones que he hecho en mi vida). Siempre parece que cuando te hace falta ayuda, sin darte cuenta aparece tu salvador, y a mí, sin duda me apareció en uno de mis peores momentos, sin solicitarlo, sin pensar que necesitaba apoyo, sobre todo de una profesional. Estas sesiones de coaching me hicieron ser yo misma, ver las cosas sin velos, y superar inseguridades y miedos. Por supuesto no fue un trayecto fácil, porque frente a ella tenía que ser 100 % sincera, me gustara o no me gustara hablar del tema a tratar. Cuando se tiene tantas inseguridades y miedos en la vida, te cuesta reconocer la verdad, y más difícil es confesarlo a otra persona . Lo único que me ha ayudada a ser yo misma, era pensar que no conocía de nada a esta persona, y como profesional que es, estaba segurísima que me sacaría de los errores y lo mal que funcionaba mi vida en esos momentos. Al final de mis sesiones, me sentí liberada de muchos malas actuaciones que estaba llevando a cabo, conseguí sentirme como realmente quería ser, aunque hay que ir practicándolo diariamente, y no bajar la guardia nunca, ya que es muy fácil dejarte llevar por lo cómodo. Si tuviese que recomendar el coaching a personas que quieran superarse o necesiten llevar a cabo cambios en su vida, les aconsejo que se unan al club, es una experiencia que vale la pena vivir, además estoy segura que nadie saldrá con las manos, o en este caso, con la mente vacía, porque todo lo que se trabaja con estos profesionales es realmente valioso, y desde la primera sesión hasta la última te hace sentir más grande, más válida y te enseña que todo lo que se persigue en la vida es alcanzable, con tus ganas, tu esfuerzo y trabajo. amparolealnaranjo@hotmail.com
Muchas veces llegan señales de algo que te va a interesar y no le prestamos atención. Algunas linternas aparecieron para que yo llegara al coaching personal porque necesitaba reaprender. Partía de hallarme sumida en un túnel oscuro, con piedras que nos veía y sin advertencias de por dónde debía avanzar para no caerme de nuevo. El coaching ha supuesto encender una gran vela, que tenemos todos dentro, pero que hemos olvidado o apagado. Ha supuesto sacar del fondo del saco las herramientas para arreglar lo estropeado, para quitar el polvo de lo viejo si aún servía, para tirar lo inservible y descargarnos de peso, para aprender a usar lo que no nos hemos atrevido nunca a utilizar. Ha sido un entrenamiento en el que usamos todos los músculos, nos levantamos del sofá de la comodidad y para ponernos a correr con nuestras sombras, esas zapatillas viejas a las que cogiste manía un día que te caíste. Me parece fundamental llevar a cabo este proceso de aprendizaje a lo largo de nuestra vida porque las circunstancias cambian y el entorno nos obliga a adaptarnos. Y como dice la frase: “renovarse o morir”. monica.nino.romero@gmail.com
Blasy es amiga de mi padre. Cuando conocí a Blasy era muy amable y cariñosa. El primer día que estuve con ella me dijo que íbamos a ver vídeos y me alegré mucho. Además ese día me enseñó a hacer punto. Blasy me ha enseñado a hacer cosas para mejorar. Como por ejemplo: el semáforo. El semáforo consiste en, cuando me enfado hacer como un coche, utilizar los tres colores del semáforo, el rojo, el ámbar y el verde. El rojo es cuando te enfadas, el ámbar es cuando te calmas y cuentas hasta 10 y el verde es cuando ya no estás enfadada. Con Blasy me lo paso bien y aprendo mucho. También me ha enseñado a creer en mí misma y no hablar siempre mal de mí. Me enseñó que la vergüenza la tiene todo el mundo, pero si te imaginas la ves negra, pero la puedes convertir en lo que tú quieras y así dejas de tener vergüenza. Y también me ha enseñado los sentimientos y lo que hay en cada uno de ellos. Cuando me iba de estar con ella me sentía contenta.fran.galan@gmail.com
Tuve la suerte de conocer a Blasy a tráves de una amiga común y se convirtió en un pilar clave durante un momento profesional y personal difícil. Estaba atrapada en una situación que me hacía tremendamente infeliz y para salir de dicha situación necesitaba ayuda y re-orientación de mis prioridades vitales; y justo eso fue lo que trabajé con Blasy a través de sesiones de coaching. Durante todo el proceso recibi su apoyo, comprensión y, gracias a su experiencia y técnica, conseguí descubrirme y entender por qué no había sido capaz de avanzar antes. Este conocimiento personal me ayudo a avanzar en vida hacia la dirección que realmente quería. Fue un proceso duro pero, a día de hoy, puedo decir que gratificante y acertado. Sólo podría recomendar trabajar con ella. Gracias y suerte. gemagranado@hotmail.com
Conocí a Blasy hace un año aproximadamente. Buscaba una psicóloga que me pudiera ayudar con algunos problemas personales. Del coaching sólo conocía el nombre y algún que otro tópico. Desde el principio Blasy me dejó claro que su ayuda iba a ser como coach y no como psicóloga. Y que el trabajo lo iba a hacer yo, ella sólo me haría preguntas que me ayudarían a encontrar mis propias respuestas. Aún con dudas confié en ella, y esa confianza se vio recompensada. Algunas sesiones fueron fáciles para mí, otras no tanto y algunas fueron duras y quise tirar la toalla. Pero ella estuvo todo el tiempo ahí, frente a mí, que no enfrentada. No sé si como metáfora es acertada, pero fue como correr una maratón. Nadie puede correr por ti, ni sostenerte mientras corres. Pero es muy útil que alguien antes de empezar te pregunte ¿Cuál es tu meta en esta carrera? Y cuando flaqueas te pregunte porqué te sientes cansado, si verdaderamente quieres abandonar y cómo te sentirías si lo haces. Qué ganarías si llegas a tu propia meta, cómo te sentirías si sigues corriendo y si verdaderamente quieres hacerlo. A mí Blasy me ayudó a llegar a mi meta, y espero que a vosotros también. fmvnmm@gmail.com

 

Crece con nosotros…

CONTACTA